Irene necesitaba una tarjeta que poder llevar de aquí para allá y pasar a sus posibles clientes. Pero claro... ya que nos ponemos, ¿por qué no desarrollarle su propia marca personal? Así que nos basamos en su color y animal favorito para dar con esta imagen delicada y limpia. ¡Esperamos que haya dado muchas tarjetas desde entonces!

Irene Tomás Peracho